Venta de repuestos usados para coches

Hoy día son muchos los que se deciden por comprar cosas usadas. Primero, y quizá sea la principal razón, es mucho más económico que adquirir algo nuevo. Y segundo, es una forma de reciclar y con ello se contribuye con el medio ambiente; cada vez hay más conciencia ecológica, lo cual es bastante positivo, por lo que se debe seguir promoviendo en todos los ámbitos.

En esta oportunidad, hablaremos de las piezas de coches de segunda mano. Este mercado no es nada nuevo, seguramente desde que surgieron los vehículos, ha existido como alternativa para la reparación de los mismos. Sin embargo, sí podemos afirmar que ha evolucionado y, gracias a ello, la confianza en esta opción continúa creciendo de manera exponencial.

En unos países es más notable el progreso que en otros. Por suerte, España está entre los que ha formalizado este mercado de una forma muy satisfactoria para todos los involucrados. Según las normas, nadie debería desguazar un coche a menos de que sea un Centro Autorizado para el Tratamiento de Vehículos (CATV). Esto se debe a múltiples razones:

  • Evitar el riesgo que producirían los recambios en mal estado. Cuando un desguace retira piezas de un vehículo, lo debe hacer bajo diversas medidas de seguridad y después deben ser probadas para garantizar su correcto funcionamiento.
  • Mitigar los daños al medio ambiente. Los desguaces saben cómo proceder para evitar al máximo la contaminación por fluidos y otros materiales que resultan tóxicos y perjudiciales.
  • Combatir la venta ilícita de repuestos. Cuando roban un automóvil, los malhechores pueden desguazarlo para venderlo por piezas. Y esta es una de las razones por las cuales no se debe comprar repuestos a cualquier, sino que debe hacerse a través de establecimientos debidamente autorizados.
  • Disminuir accidentes al retirar piezas por su cuenta. Cuando las personas tienen coches que usan como banco de repuestos, pueden sufrir numerosos incidentes por la mala manipulación o por no contar con los equipos y herramientas apropiadas. De hecho, una condición para dar de baja a un coche, es que no se le hayan extraído piezas.

Dónde están los CATV

Las empresas autorizadas están repartidas en todo el territorio nacional y las personas pueden acercarse a sus respectivas instalaciones. No obstante, hay una forma más práctica de acceder a los recambios de segunda mano de manera segura y es a través de los centros de desguaces, que son sitios virtuales que reúnen a las empresas legalmente constituidas para dar de baja a los coches y para recuperar piezas de los mismos. En estos portales, se puede comprar repuestos sin ningún tipo de inconvenientes.