Implantes dentales en Madrid, cuatro cuidados que debes seguir

La colocación de implantes dentales se ha convertido en una de las mejores fórmulas por las que podemos decantarnos. Su impacto va mucho más allá de su vertiente puramente estética, teniendo una gran presencia en todo lo relacionado con la funcionalidad.

Este tipo de intervenciones resultan especialmente habituales en aquellos casos en los que es necesario corregir determinados aspectos de nuestro día a día. En aquellas situaciones en las que se ejecuten por parte de especialistas, y siempre y cuando se tomen las decisiones adecuadas, no deben generar una mayor cantidad de problemas. No obstante, para minimizar la posible irrupción de los mismos, es necesario tener en cuenta algunos detalles en materia de curación como cuentan en Hernadent.

La importancia de una buena dieta

El primer elemento que debemos tener en cuenta es la importancia de una buena dieta. Está recomendado esperar un tiempo inferior a las dos horas después de la cirugía para comenzar a beber o comer algo. Una vez que el plazo se haya cumplido, es necesario seguir una dieta blanda y fría durante el resto del día. En todo momento se debe evitar el proceso de masticado durante la zona intervenida.

Además, también está recomendado beber una gran cantidad de líquido. Si son bebidas frías, todavía más. No obstante, bajo ningún concepto se debe tomar alcohol. Siendo uno de los grandes peligros a los que nos podemos enfrentar en este tipo de situaciones.

Realiza enjuagues en la boca

Intenta evitar que tengas que enjuagarte la boca inmediatamente después de la operación. En caso de realizarlo, podríamos estar destruyendo el coágulo o perjudicando los puntos de sutura. Con el consecuente sangrado que tendremos que experimentar. Para evitarlo, es recomendable que todas las acciones que llevemos con la boca tengan el máximo cuidado.

A partir del día siguiente de la intervención, es recomendable que nos enjuaguemos suavemente con el enjuague prescrito por el doctor.

¿Qué ocurre con el sangrado?

Los primeros días tras la colocación de los implantes suelen ser los más molestos de todo este proceso. La cirugía provoca un sangrado que puede durar hasta 48 horas después de la misma. Por lo tanto, es conveniente que tengamos el máximo cuidado durante todo este proceso.

En el caso de que el sangrado disminuya, es importante que evitemos toda la actividad física. Al mismo tiempo, también debemos minimizar cualquier actividad física en la que nos encontremos inmersos en la actualidad. Además, especialmente durante la primera noche, es recomendable que no nos tumbemos para dormir. Puesto que es recomendable que mantengamos la cabeza lo más elevada posible.

En el caso de que transcurridas las 48 horas el sangrado no haya cesado, será el momento en el que debamos de ponernos en contacto con el cirujano que colocó nuestros implantes dentales para detallarnos nuestra situación.

Al mismo tiempo, es recomendable no perder la paciencia. Puesto que es posible que hasta que no pasen siete días no remitan por completo todas las molestias. Siendo importante minimizar la actividad física.

Inflamación

En cuanto a la inflamación, conviene saber que la hinchazón se puede llegar a mantener durante 48 o 72 horas tras la cirugía. En algunos casos, es posible utilizar hielo para tratar de minimizarla. No obstante, su uso prolongado puede terminar por causar quemaduras en nuestra piel. Por lo que es necesario extremar todas las precauciones.

En el caso de que pasados tres días la inflamación no disminuya. Es necesario consultar con un implantólogo que se encargue de examinar nuestra situación y determinar cualquier posible complicación.

En los cuidados llevados a cabo se encuentra una de las claves para asegurar el mejor resultado posible. Prestar atención a todos los elementos descritos anteriormente, la mejor solución para minimizar cualquier posible problema al que nos tengamos que enfrentar