Una forma lucrativa pero peligrosa de ganarse la vida

La prostitución es uno de los negocios más viejos del mundo moderno y antiguo por lo que no es para nada raro escuchar a una trabajadora sexual hablando de ese mundo y su forma de trabajo, lo que suele dejar palidos a muchos es el hecho de que una estudiante universitaria en Colombia hable de esto libremente.

Las personas no se darían cuenta de esto si las estudiantes no llegasen a comentarlo alguna dama de compañía aun trabajando o retirada, esto se debe primordialmente a que existen formas en las cuales son reclutadas como carteles en los baños preguntándola a las chicas si tienen amigas bonitas.

Este ha sido un método muy usado en zonas como Bucaramanga y Bogotá por múltiples redes de prostitución para conseguir chicas nuevas, en Colombia increíblemente no existe leyes que prohíba o regule este tipo de actividad lo cual hace que ocurra todo esto de manera impune.

Un negocio turbio para millones

Muchas personas que conocen de este negocio lo ven con cierto desencanto pues a pesar de que las chicas hacen una gran cantidad de dinero en poco tiempo suelen a su vez estar sujetas a una gran cantidad de peligros, desde enfermedades venéreas hasta abuso físico.

Aun a pesar de los riesgos la prostitución es un negocio el cual genera una gran cantidad de ganancias mensuales tanto para las trabajadoras sexuales como para los proxenetas, esto en el ámbito universitario se ha vuelto sujeto de una gran molestia debido a la presencia de proxenetas en los campus.

Esto último se complementa con que los proxenetas generan un micro tráfico de drogas estupefacientes para llevar la situación al punto de ser insostenible para los profesores, esto ha sido lo que ha forzado a miles de profesores en toda Colombia a tomar cartas en el asunto.

El dinero siempre llama

Para miles de personas es imposible entender como una persona es capaz de tomar esta clase de trabajos pero muchas veces este trabajo se hace por necesidad, en esto cae el caso de las estudiantes universitarias en Colombia quienes en su mayoría no cuentan con apoyo financiero.

Esto hizo que muchas de ellas recurrieran a este tipo de actividades ya que el pagar una carrera universitaria no es para nada algo fácil, esto se debe a los altos costos de un solo semestre estudiantil por persona.