Un disciplina de predicción ancestral

Desde muy pequeña siempre me ha llamado la atención el tema del mundo esotérico. Saber que me depara el futuro, saber si hay alguna manera de evitar las malas situaciones, conseguir un nuevo empleo, etc. Por esta razón – y después de investigar mucho- llegué al mundo del tarot.

 

¿De que se trata el tarot?

Para explicarlo de una manera simple, consiste en un mazo de cartas especiales (un poco diferente a las que habitualmente utilizamos para jugar) que una persona interpreta a través de una fuerza espiritual que guía a la misma. En ese momento ambas nos conectamos y esto le permita a la interprete visualizar mi situación actual o incluso ver mi pasado y futuro; y de esta manera pedir ayuda al mundo espiritual para que me guíen de la mejor manera y así, solucionarlo todo.

 

¿Como son las cartas?

Como ya te mencionaba anteriormente, las cartas son un poco diferentes a la baraja española, puesto que, las superan en número y además se le adicionan unas cuantas. Pero en la gran mayoría de los casos consiste en 78 cartas (de mayor tamaño, con respecto a las habituales) que poseen diferentes símbolos; los cuales en el tarot reciben el nombre de “arcanos”; quizás ya te hayas dado cuenta de esto cada vez que observas a alguna persona relacionada con el mundo esotérico leer las predicciones del día por televisión.

La baraja de tarot de divide en lo llamamos “arcanos”; entre ellos tenemos que dividirlos en “arcanos mayores” y “arcanos menores”. Las cartas de los arcanos mayores son 22 de ellas, y poseen nombres que – a primera vista – llaman mucho la atención. Entre ellos tenemos “el mago”, “el enamorado”, etc., pero quizás la que mayor impacto puede causar es “la muerte”.

 

¿Todas estas cartas poseen un significado negativo?

Aunque a simple vista, muchas de ellas puedan parecer un poco “intimidantes” (como es el caso de la muerte). Ellas no tienen un significado definitivo o contundente. Esto quiere decir que si de casualidad, aparece esta carta; significa que morirás pronto. Por el contrario, esta marca un cambio en tu vida, la finalización de un proceso o de una etapa en la misma. Ahora depende de ti, la actitud que tomes ante esta situación.

Es importante que siempre consultes con un especialista en la materia, ya que si lo haces por tu cuenta y sin dominar mucho acerca del tema podrías sacar conclusiones apresuradas, que quizás te lleven a tomar decisiones equivocadas y resulten en algo perjudicial en tu vida.