UNOS CONSEJOS SOBRE LA DECORACIÓN DE TU NUEVA VIVIENDA

Cuando adquirimos una nueva casa debemos tener presente que no solamente tendremos que afrontar los gastos de adquisición de esa vivienda, sino que también tocará acomodar ese nuevo hogar a nuestros gustos particulares. Y ahí se ira una buena parte del presupuesto, aunque al principio nunca pensamos en ello.

Cuando estrenamos la vivienda tenemos que pasar por una fase de aclimatación, para acostumbrarnos a estos nuevos espacios y lugares. Paulatinamente iremos viendo que hay estancias que no utilizamos como debiéramos o que van a ser destinadas a otro uso distinto al que fue planificado por el arquitecto proyectista.

15

Si la casa estaba sin muebles la labor será fácil de realizar. Podremos jugar mejor con los espacios y los lugares sin tener elementos que estorben nuestra imaginación. Así será más sencillo y rápido variar los usos finales de una estancia sin tener que desplazar muebles.

Debemos tener en cuenta que es distinto proyectar una vivienda para un cliente que diseñarla para vivir uno mismo. Por eso muchas veces los arquitectos no saben cómo denominar a una estancia y, por no darle más vueltas, termina siendo una habitación de matrimonio cuando, por su orientación e iluminación natural quedaría mejor como salón o comedor.

Decorar habitación para niños, parejas o cuarto de invitados es una de las tareas más sensibles a la hora de emprender la rehabilitación interior de una vivienda. No podemos arriesgarnos con colores y diseños atrevidos que terminan cansando a quien quiere utilizarla únicamente para descansar. Las habitaciones para hijos pequeños deben ser coloristas y amigables, con colores y decoraciones que estimulen la creatividad y la curiosidad. Tengamos en cuenta que los niños son criaturas con mucha energía, por lo que es importante proporcionarles un entorno donde puedan trabajarla de manera libre.

Si queremos diseñar una habitación para invitados conviene que los tonos elegidos sean claros e impersonales. Como no conocemos de antemano el carácter (en cuanto a gustos) de quien va a pasar unos días con nosotros, no conviene cobijarle en un sitio donde pueda sentirse a disgusto con un estilo que nada encaja con él. Un estilo ganador será uno sencillo, confortable y luminoso, apto para todos los gustos y que la persona recordará con cariño una vez abandone nuestro hogar.

No conviene olvidar que una de las primeras tareas cuando se adquiere una vivienda es el proceso de limpieza y repintado. Aunque esto último no sea un requisito imprescindible, siempre nos gusta eliminar la atmósfera antigua y aplicar unos colores más adecuados a nuestros gustos. De esa manera sentiremos la casa más nuestra y más a nuestro estilo. Y de esa manera podremos decir que esas cuatro paredes se han convertido definitivamente en nuestro hogar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *