La eliminación de tatuajes en Madrid, al alza

Las modificaciones corporales llevan años viviendo su particular agosto, con una gran cantidad de personas interesadas en llevar a cabo en su piel una de las múltiples expresiones artísticas en las que podemos confiar. Uno de los ejemplos más claros lo encontramos en los tatuajes y en los piercings. Cada vez son más las personas que, con independencia de la profesión o el entorno en el que trabajen, se deciden por adornar su piel con una de estas dos soluciones.

En el caso de los tatuajes, su concepción ha ido avanzando a lo largo de la historia. Actualmente, cada vez son más las personas que se muestran interesadas en contar con un adorno en su piel que los acompañará el resto de su vida. No obstante, y pese a que inicialmente nadie se pregunta sobre los problemas que le puede causar a posteriori, no conviene olvidar que la eliminación de tatuajes se encuentra actualmente convertida en una de las disciplinas más en auge que vamos a poder encontrar.

¿Cómo se realiza la eliminación de tatuajes en Madrid?

La eliminación de tatuajes en Madrid se lleva a cabo a través del láser en BMC Biomedical. Se emite un haz de luz que se dirige de manera directa a las partículas de tinta que quedan contenidas en nuestro cuerpo. Su acción permite que se lleve a cabo una fragmentación de las mismas y, a posteriori, se eliminen a través del sistema linfático. Conviene saber que el daño sobre la piel es mínimo. Pocas semanas después de habernos sometido a este tipo de tratamientos, la cicatriz irá desapareciendo de manera progresiva.

Una de las dudas más frecuentes hace referencia a lo relacionado con el dolor. Sin embargo, es importante destacar que esta experiencia dependerá de cada cuerpo y del grado de sensibilidad de nuestra piel. No en vano, sí que conviene tener en cuenta que el tratamiento resulta molesto, más que doloroso. Experimentando una sensación muy similar a la que encontramos cuando nos sometemos al tatuaje.

En cualquier caso, conviene saber que se lleva a cabo la aplicación de una crema anestésica antes de comenzar con la ejecución de todo el tratamiento. Durante el proceso es habitual, dependiendo del centro por el que nos decantemos, que se apliquen corrientes de frío sobre la zona en la que se va a llevar a cabo la eliminación del tatuajes. Ayudando a minimizar las molestias.

¿Cuántas sesiones son necesarias?

El número de sesiones que son necesarias para llevar a cabo la eliminación de los tatuajes dependerá de un conjunto de factores. Entre ellos, destacan los siguientes:

  • Localización: Existen zonas de la piel que son mucho más finas, como es el caso del cuello o las muñecas. En estas zonas, el número de sesiones necesarias será inferior.
  • Color: En el caso de que existen pigmentos de color, éstos tienden a presentar una resistencia mucho mayor a la de los pigmentos negros.
  • Tamaño: Los tatuajes grandes necesitarán de una mayor cantidad de sesiones que aquellos que son más pequeños. Este es uno de los factores que mayor repercusión tienen. Siendo necesario tenerlo en cuenta a la hora de iniciar todo el proceso.
  • Color de la piel: Pese a que este es un elemento que no todo el mundo tienen en cuenta, la realidad es que el color de la piel es uno de los aspectos que presenta una mayor influencia. Las pieles claras presentan una mejor respuesta a los efectos del láser, necesitando muchas menos sesiones que las pieles oscuras.

En caso de duda, el centro especializado en la ejecución de este tipo de tratamientos nos ayudará a resolver todas las cuestiones a las que tengamos que enfrentarnos.